AlumnasEn vista de tan noble disposición, el P. Boisdron acaricia la idea de fundar una congregación religiosa y luego de los trámites correspondientes ante la autoridad diocesana, el 15 de enero de 1888 la señora Elmina -que adopta el nombre de Sor María Dominga del Santísimo Sacramento, aunque todos la llamarán Madre Elmina- y un grupo de señoritas visten el hábito de Santo Domingo y queda establecida la Congregación de Hermanas Terceras Dominicas del Santísimo Nombre de Jesús.

El 30 de junio del año siguiente se inaugura el edificio del Asilo de Huérfanas, situado en la tercera cuadra de la Avenida Sarmiento. Allí se establecerá la Casa Madre de la Congregación y se fundará una escuela gratuita para niñas. En estos últimos años se ha creado también el instituto Santa Catalina de Siena.

De gran beneficio no sólo para Tucumán, sino también para buena parte de la República, será la nueva corporación religiosa, pues, superadas las primeras etapas y tomando un creciente vigor, se dedicará también a la enseñanza y extenderá su radio de acción a otros lugares de la provincia y del país.

Así vemos surgir, en primer término, el Colegio del Santísimo Rosario de Monteros (1895) y, poco después, el Asilo de Huérfanas de Santiago del Estero. En 1902 se funda en Tucumán el Colegio Santa R osa que, con el tiempo y el esfuerzo, llegará a adquirir una elevada jerarquía en su medio.

Los años de 1908 y 1909 marcan un nuevo avance de la Congregación al establecerse el Asilo de la Sagrada Familia en Santa Fe, el Colegio del Sagrado Corazón de Jesús, en Buenos Aires, y el Colegio-Asilo "Francisco Javier Correa", en Rosario.

Todas estas fundaciones se realizaron en vida de la Madre Elmina, que murió ejemplarmente, como había vivido, el 2 de noviembre de 1911, a la edad de 78 años. Poco más de un año antes, el 8 de setiembre de 1910, el P. Boisdron había obtenido la aprobación pontificia de la corporación. Al recio temple espiritual de ambos fundadores, se debe la existencia de esta benemérita congregación argentina de religiosas dominicanas, la segunda que se fundaba en el país.

Al promediar el tercer priorato consecutivo del P. Boisdron, en agosto de 1890, el Rmo. Padre General de la Orden, Fray José María Larroca, reclama sus servicios en Europa. El Sumo Pontífice León XIII acaba de crear una Facultad de Teología en la Universidad de Friburgo, Suiza, y la ha confiado a la Orden dominicana. El General de la Orden piensa integrar el cuerpo de profesores de aquella facultad con Angel María Boisdron.

El solo hecho de esta designación de un religioso que se encontraba a tanta distancia, nos da una idea del concepto que este gozaba no ya en Tucumán o en la República Argentina, sino también en Europa. Hacía catorce años que se encontraba aquí, y desde su juventud, desde aquel ya lejano año de 1872, en que se iniciara como profesor de filosofía en Carpentras, nunca había abandonado el estudio y aun la enseñanza de la filosofía o de la teología, ejercida en una u otra forma.

Free Joomla! template by L.THEME