PadreBoisdronEl sábado pasado, 16 de octubre, se han cumplido cuarenta y siete años del fallecimiento de uno de los más preclaros religiosos que ha conocido esta ciudad de San Miguel de Tucumán: el dominico Ángel María Boisdron.*

Indudablemente, el P. Boisdron merece un puesto de honor en la historia dominicana de Tucumán, al lado de frailes de la talla del ilustre Fray José Joaquín Pacheco, fundador de este convento y del Colegio de Misioneros de Lules; de Fray Ramón del Sueldo, distinguido profesor en Córdoba y en su Tucumán natal, Superior del convento en los históricos momentos de la batalla del Campo de las Carreras, y a quien cabe el mérito de haber escrito, en carta al Provincial Fray Julián Perdriel, la primera crónica de aquella trascendental victoria de Belgrano; de Fray José Manuel Pérez, eminente maestro y guía espiritual de varias generaciones tucumanas, dos veces Provincial de los dominicos argentinos, diputado a la Legislatura y representante de Tucumán, con otro ilustre varón, el Dr. Salustiano Zavalía, en la Convención Nacional de Santa Fe, en 1852-53; y otros personajes de relieve que mantuvieron en alto las banderas de Santo Domingo en esta hermosa tierra, jardín de la República y cuna de su independencia.

No todos los que hemos nombrado fueron tucumanos. Pacheco había nacido en Colonia, hoy República Oriental del Uruguay; del Sueldo y Pérez, en cambio, eran oriundos de esta ciudad. El P. Boisdron no sólo no había nacido en esta porción de la patria, ni siquiera en otra provincia argentina o en un país aledaño, sino en la lejana Europa: era francés.

* Conferencia dictada en la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino, el 18 de octubre de 1971, en ocasión del 47. aniversario de la muerte del P. Boisdron (1845 -1924). Fue publicada en 1974, al cumplirse el cincuentenario de dicho acontecimiento.

Entre los ilustres hijos de Francia que en la segunda mitad del siglo pasado se afincaron en Tucumán o pasaron en esta ciudad varios o muchos años contribuyendo con su enseñanza o su acción, al progreso de su cultura, como Amadeo Jacques, Pablo Groussac, Alfredo Cosson, Víctor Bruland y otros, el dominico Boisdron se destaca no sólo por el tiempo que permaneció aquí, sino también por las calidades de su espíritu y la fecundidad de su obra.

El 10 de enero de 1845 nació en Montmoreau, distrito de Barbezieux, provincia de Charente, Francia, aquel niño llamado a un destino nada común.

La provincia de Charente, cuya capital es Agulema, está situada en el oeste o más bien en el sudoeste del territorio galo, y corresponde a una parte del antiguo territorio de Aquitania. La suavidad de su clima y el verdor de sus valles y praderas son sus características. Región esencialmente agrícola, tiene abundancia de viñedos y en ella se encuentra la ciudad de Cognac, que ha dado su nombre a un famoso aguardiente que se obtiene por destilación del vino.

Estación de ferrocarril de París a Burdeos, la antigua población de Montmoreau, que también da su nombre a un cantón del distrito de Barbezieux, posee una bella iglesia del siglo vii y un castillo en ruinas, cuya capilla del siglo xi, con frescos del xii, aún subsiste.

Please publish modules in offcanvas position.

Free Joomla! template by L.THEME