EDUCACIÓN QUE CONSISTE EN LA FORMACIÓN DE VIRTUDES INTELECTUALES Y MORALES

entradalamadrid1Dentro de cada área se establecerán aquellos hábitos intelectuales y morales que le sean propios según la naturaleza de la misma y se llevarán al rango de habilidades y hábitos operacionalizándose bajo la forma de competencias finales. Es decir que el estilo de formación apunta a concretizar en el alumno una cualidad estable que lo capacite para conocer, operar u obrar de modo correcto y natural frente a diversos objetos y en diversas situaciones buscando la perfección de las potencias en su ejercicio y en su uso. En este sentido nuestra propuesta es esencialmente distinta de la del enciclopedismo reinante superando la visión por la cual el objetivo real de las instituciones educativas lo constituye la "información" del alumno. Esto trae como consecuencia que el docente introduzca una serie de modificaciones a su tradicional modo de encarar la tarea formativa.

FORMACIÓN QUE BUSCA LA SÍNTESIS ENTRE LA FE Y LA RAZON

La estructuración del diseño curricular sobre criterios epistemológico-didácticos es el primer paso de esta nota distintiva, ya que todos los conocimientos se organizan sobre la base de un orden natural aceptado y de una metafísica realista. A su vez, cada área y cada asignatura se esfuerzan por plantear sus saberes desde una adecuada visión de orden natural y permitir desde allí la lectura desde la luz de la fe y de las enseñanzas de la Iglesia sobre aquellos aspectos de la realidad de los que tratan sin perder por esto su objeto y su método propios. Los enfoques disciplinares de las diversas asignaturas son elegidos por el Proyecto en la medida en que contribuyen al logro de esta síntesis. Cada área posee un conjunto de principios o conceptos que atraviesan a todas las asignaturas que la integran constituyendo una estructura que da coherencia, sentido y solidez a esta síntesis. En síntesis, nuestro Proyecto Educativo busca que el alumno pase de la asimilación crítica de la cultura a la formación de una cosmovisión católica de la realidad. En este sentido FASTA ha elaborado un Programa original sobre la integración entre fe y ciencia para el ámbito escolar que se convierte en prioridad educativa para todos los Colegios de la Red.

INTENSIVA FORMACIÓN DOCTRINAL

Este es uno de los pilares del Proyecto que intenta no sólo colaborar en el crecimiento y maduración de la vida de fe del alumno, sino también busca brindarle elementos y criterios para que pueda leer la realidad cultural actual a la luz de los principios de la fe y se convierta en protagonista creativo para ofrecer una mirada enriquecida de fe y de humanismo a los problemas más significativos del tiempo presente según la Doctrina católica.

Esta área ilumina a todas las demás y al mismo tiempo respeta la autonomía propia de las ciencias específicas.


DOS VIRTUDES QUE NOS DISTINGUEN: ESTUDIO Y PIEDAD

Por la primera concentramos la formación de los niños y los jóvenes alrededor de la Verdad como gran luminaria de la formación. Y en este sentido el colegio se configura según nuestra espiritualidad dominica y el carisma de FASTA. Se busca configurar la vida del alumno en torno a la búsqueda, profundización y cultivo de la verdad haciendo de ella el sentido de su combate y compromiso. Por la piedad cultivamos la conciencia y el sentimiento de "gratitud" que tenemos todos para con Dios y para con nuestra Patria, para con los padres y la familia, y para con los superiores.

FORMACIÓN QUE BUSCA LA SÍNTESIS ENTRE LA FE Y LA VIDA

El Proyecto busca intencionalmente crear las situaciones, las actividades y el ambiente para que en cada ocasión (clase, competencias deportivas, actos escolares, salidas, proyectos especiales, cruzadas de la virtud, recreación, liturgia, momentos de estudio, sacramentos, distinciones, etc.) el alumno se vea motivado y predispuesto a ejercitar lo que ha conocido y amado como bueno y verdadero tanto en el plano natural como en el sobrenatural.

En este sentido la propuesta institucional del Ruca como espacio de participación vocacional extraescolar se inscribe dentro de esta nota distintiva, promoviendo un grado de compromiso y la militancia especial en la vida de la fe del joven y en la transformación de su personalidad.

PEDAGOGÍA DE LA UNIDAD

Pedagogía de la formación integral del alumno en la unidad de su ser

Nuestra pedagogía tiene como fin la formación integral del alumno. Ninguna dimensión de su personalidad queda fuera de nuestra responsabilidad formativa. Por eso intencionalmente organizamos y promovemos una variedad de espacios educativos y de enfoques (intelectuales, afectivos, morales, individuales, sociales, corporales, religiosos, etc.) a fin de que rescatemos siempre la integralidad de la persona y evitemos entonces la desordenada atención a un aspecto en desmedro de otro. La armonía en la atención de todos los aspectos de la personalidad de nuestros alumnos es objetivo y rasgo de nuestro Proyecto.

Pedagogía de la formación de la inteligencia en la unidad de la verdad

Nuestra pedagogía se basa en el cultivo de la natural tendencia a la unidad, a la captación de sentido en la unidad del conocimiento de la potencia intelectiva. Esto se funda, a su vez, en la concepción metafísica de lo uno y lo múltiple de lo real, enraizado en la unidad del ser y en la riqueza de éste reflejada en los trascendentales. Los procesos analíticos o de separación de los saberes se ven sólo como un paso hacia la integración de la unidad del conocimiento.


FORMACIÓN DE LA MUJER Y FORMACIÓN DEL VARÓN

El Proyecto busca que en todos los niveles, si bien se da la coeducación, se respeten las diferencias de cada sexo apuntando a brindar los elementos específicos que cada uno de ellos exige para su plenificación. De acuerdo al nivel, se establecen actividades diferenciadas, se brindan elementos científicos que ayuden al docente a evitar una educación homogeneizadora; se propicia la existencia de docentes masculinos y femeninos; se proponen actividades extracurriculares propias de cada sexo.

En la determinación de los objetivos actitudinales se respetan las características de ambos.

EDUCACIÓN QUE BUSCA LA FORMACIÓN DE CRITERIOS Y CONVICCIONES

La organización de las áreas y de los contenidos que en ella se desarrollan ha sido pensada para que el alumno adquiera criterios más que contenidos conceptuales parciales. Nuestro objetivo es que el alumno internalice aquellos principios, fundamentos, conceptos fundantes que le permitan interpretar la realidad de acuerdo al área del saber al que se refieran a fin de que a partir de ellos pueda: abrirse a nuevos conocimientos de modo autónomo, ordenar de un modo coherente y significativo los nuevos conocimientos que reciba junto con los anteriores, juzgar las realidades de modo serio, profundo y adecuado al enfoque del que se trata.

Al mismo tiempo en lo que se refiere a los contenidos del saber moral buscamos que pasen de ser un contenido a convertirse en convicciones que gobiernen su interioridad y su conducta.

ORGANIZACIÓN CURRICULAR POR AREAS EPISTEMOLÓGICO-DIDACTICAS

El fundamento de la organización curricular lo constituye el concepto de área generado a partir de la consideración de un trascendental o un aspecto o dimensión de lo real. Cada área es un espacio epistemológico didáctico en el que participan asignaturas o saberes que comparten un mismo objeto de conocimiento general (llamado "Objeto Material Común") que es establecido por el Colegio y que determina consecuencias prácticas tales como: unificación del enfoque cosmovisional de los contenidos conceptuales a transmitir; selección y jerarquización de contenidos a partir de un principio claro; elaboración de una única estructura de contenidos por área que apoya la idea de unidad, globalidad e interdisciplinariedad; especificación de los procedimientos propios de cada área; etc.

Los Objetos Materiales Comunes surgen del concepto de dimensiones del ser o de la realidad con los que puede encontrarse el sujeto; así tenemos para todo el Colegio: Area Política, Area Estética, Area Técnica, Area del Orden Físico, Area Lógica, Area Antropológico-Pedagógica, Area Religiosa.

Cada disciplina o saber participa de este OMC según su perspectiva particular u Objeto Formal Propio que deberá ser explícitamente establecido que y señala el aporte específico de cada asignatura al todo que es el área.

Cada área está definida operativamente por un "Propósito del área" que es un objetivo general que determina el aporte fundamental y distintivo con el que ese campo del saber contribuirá a la formación del alumno según el nivel en el que se encuentre.


ESTRATEGIAS DE ENSEÑANZA RELACIONALES, SIGNIFICATIVAS Y SINTÉTICAS

Se toma como fundamento de la tarea de enseñanza:

  • el conjunto de teorías educativas que hacen hincapié en las interrelaciones del conocimiento;
  • en la necesidad de aprovechar el conocimiento previo del alumno;
  • en la utilización de estrategias relacionales como por ejemplo lo son los mapas y esquemas conceptuales;
  • en la necesidad de progresar en la configuración de conocimientos cada vez más totalizantes y universales;
  • en la determinación de conceptos significativos alrededor de los cuales el resto de los conocimientos adquieren sentido.

Desde esta perspectiva el Proyecto Educativo adhiere a aquellas propuestas didácticas de un modo relativo, es decir, en la medida en que contribuyen e formar el perfil de alumno que perseguimos y en la medida en que no contradicen los postulados filosóficos y pedagógicos aquí sostenidos. La naturaleza de nuestro Proyecto exige tener claridad sobre el carácter de "medio" de toda teoría didáctica. Por lo mismo se subraya el especial cuidado que debe tenerse al elegir estos instrumentos en cuanto los mismos no son neutros.

ORGANIZACIÓN CÍCLICA DE LAS ETAPAS FORMATIVAS

Cada ciclo dentro de los niveles educativos es una unidad temporal y pedagógica con sentido que posee coherencia interna, dada ésta por:

  • el establecimiento de competencias terminales que sirven de metas últimas a las que debe apuntar todo el proceso formativo del ciclo y que se consideran indispensables para su formación en ese período madurativo;
  • por la unidad de principio didáctico que sirve de base a los enfoques del proceso de enseñanza-aprendizaje;
  • por la unidad de principio psicológico que marca las características básicas de cada grupo de edades contenidos en los ciclos.

Internamente cada ciclo posee etapas que son consideradas como los sub-períodos o momentos intermedios necesarios para el logro de las competencias del ciclo. Cada una de ellas se conforma según un grado de dificultad y de complejización creciente necesario para lograr la etapa siguiente. Se basan en un principio de fuerte cohesión pedagógica y cada uno tiene sentido propedéutico.

Este concepto de organización por ciclos trae consecuencias de diversa índole:

  • los docentes deben trabajar por equipos, planificando y diagnosticando como tarea conjunta;
  • el desagregado de las competencias se hace indispensable para que no se produzcan vacíos de aprendizaje;
  • los esquemas conceptuales por área deben encontrar en el ciclo un grado de especificación mayor;
  • los informes de los alumnos requieren del diálogo de los docentes de los cursos o etapas vecinas.

SISTEMA DE EVALUACIÓN SINTETICA

Además de las evaluaciones inicial y formativa que adquieren especial significado en el Proyecto, ya que se pretende formar hábitos y no sólo transmitir conocimientos, se implementa la evaluación sintética de mitad de año y la evaluación final sintética que adquiere diversas características según el nivel pero que en todos los casos apunta a :

  • con el alumno en la visión de unidad del saber de cada asignatura o área;
  • mantener el nivel de exigencia académica propio de este Proyecto;
  • poner al alumno en situación de mostrar el logro de las habilidades trabajadas durante el año y por lo tanto evaluar su autonomía y corrección de procedimientos;
  • formar su capacidad sintética, relacional y de detección de los conceptos claves de la asignatura o área.

Este momento es valorado como de especial relevancia para el aprendizaje del alumno ya que es una instancia en la que se integra coherentemente lo esencial del proceso formativo.


PARTICIPACIÓN PROTAGONICA DE LOS ALUMNOS: IDENTIFICACIÓN, FORMACIÓN Y COMPROMISO

Nuestro Proyecto está constituido por espacios especiales que promueven el protagonismo del alumno en la vida del Colegio en aquellas acciones o tareas de las que no sólo puede participar sino que es muy bueno que lo haga. Se busca con ello que se comprometa de un modo más profundo con el Colegio, sus fines y su propia formación, identificándose no sólo intelectual sino también afectivamente con él. En cada nivel se buscan organizaciones o sistemas de participación acordes a la edad. Así la organización más integral y plena es la correspondiente al nivel medio con el Consejo de Alumnos en el cual los jóvenes según sus intereses, vocaciones y dones conducen aspectos de la vida escolar, los planifican los ejecutan y los evalúan generando proyectos inéditos, todo siempre dentro del estilo formativo del colegio.

AIRELIBRISMO: UNA ESTRATEGIA PASTORAL QUE NOS DEFINE

El Capellán del Colegio es quien asesora y supervisa los campamentos que son las estrategias formativas singulares que FASTA siempre ha promovido como espacios inigualables para el logro de los objetivos pastorales, formativos y de compromiso institucional. Nuestros campamentos están cargados de simbolismo natural y sobrenatural; intentan ser "escuelas de vida".

EDUCACIÓN FÍSICA: PRIVILEGIADA FORMADORA DE LAS VIRTUDES MORALES

El área de la Educación Física es considerada como un espacio privilegiado para formar a los niños y a los jóvenes en las virtudes morales, ya que encierra una natural posibilidad de ejercicio de la voluntad y los apetitos sensibles en los hábitos de la prudencia, la fortaleza, la templanza y la justicia. Asimismo el juego, el deporte y la formación física en general encierran una carga simbólica que si es vivenciada de modo adecuado permite anticipar para el niño y el joven la experiencia comunitaria y moral de la vida adulta.

HERRAMIENTAS PARA EL MUNDO DE HOY

La enseñanza del idioma inglés, la enseñanza de la informática y la experiencia de las pasantías laborales son espacios que han sido introducidos con el fin de preparar a los jóvenes en algunos conocimientos y procesos que les serán requerido para vivir en este mundo donde la globalización y las exigencias laborales competitivas son realidades configurativas de la actual sociedad.

DIRECTIVOS COMO DIRIGENTES

Nuestro Proyecto educativo posee una nota distintiva en lo que hace a la gestión y conducción: necesita de dirigentes. Por eso el perfil en el que se forma a quienes conducen los niveles se centra en esta cualidad. Convencidos del Proyecto Educativo promueven la misma convicción en los docentes de su nivel de tal modo que cada uno de ellos lo hace propio, lo enriquece y lo implementa sintiéndose parte de un todo mayor a sí mismo, al logro de cuyos fines siempre presentes, contribuye desde su singularidad. El directivo busca formar equipos donde los dones se complementen. No concibe trabajar solo. Conduce formando a los formadores: ese es su desafío. Conoce el fundamento de los cambios pedagógicos. Se identifica con la institución y su estilo. Es capaz de generar la conciencia de participación y comunidad.

FORMACION CULTURAL Y CAPACITACION PROFESIONAL PERMANENTE PARA LOS DOCENTES

Esta es una característica que el mismo Colegio sostiene y que apunta a brindar a los docentes formación sistemática para que pueda crecer en protagonismo en la ejecución del Proyecto y garantizar cada vez más coherencia entre medios y fines que hacen a la calidad educativa, al mismo tiempo que se enriquecen en el plano personal y comunitario.

Please publish modules in offcanvas position.

Free Joomla! template by L.THEME